domingo, 18 de septiembre de 2016

Plano de mi clase en 3D: Rincones

En el mes de septiembre, los días te parecen pocos para poder organizar y preparar todo lo que tienes en mente para el nuevo curso. Si dispones de un aula propia, intentas mucho antes visualizar cómo te gustaría distribuir los muebles, los rincones, qué poner en un lado o qué cambiar al otro. Considero esta fase muy importante y a la que hay que dedicar tiempo, porque la manera en que se distribuye el mobiliario y se exponen los materiales, define de alguna manera la línea metodológica que se pretende llevar a cabo. Pero para ello, hay que saber combinar dos factores, que en ocasiones se contradicen:  en primer lugar, qué y cómo quiero enseñar con la pedagogía que me gusta, con el otro condicionante que hace referencia al espacio del que se dispone,  así como el mobiliario y el tipo de materiales que tenemos para poder llevarlo a cabo. Esto hace que muchas veces se tenga que echar mano del ingenio para optimizar todo lo posible los recursos.






MI AULA

Existe una gran cantidad de imágenes de aulas de Educación Infantil por internet que me llaman mucho la atención, cuya distribución de muebles, tipo de materiales y ubicación de las zonas de aprendizaje se basan en una enseñanza centrada en la acción libre del niño, impulsado por su propia motivación e interés por descubrir, con el objetivo de favorecer la potenciación de sus cualidades personales, intereses y ritmos de trabajo propios, respetando así su nivel de maduración y motivación. Esta filosofía pedagógica me da el impulso a querer formar parte de ella, al menos hasta donde mis recursos personales y materiales me permiten. Por ello, y basándome en bibliografía que describe estos espacios, he querido que en mi aula se respire al menos una parte de esta forma de ver la enseñanza, para poder combinar lo mejor de cada pedagogía. 




En el curso anterior, escribí una entrada en el Blog sobre los rincones de mi clase, donde expliqué la función de cada zona, así como la manera en la que trabajaba con los peques. Sin embargo, ahora que comienzo de nuevo con el nivel de 3 años, es importante realizar primero una adaptación y ser flexible con las normas de utilización, pues lo principal es que mis nuevos niñ@s se familiarien con los espacios, juegos y dinámica de la clase, de la que pretendo consideren con el tiempo como su "casita del cole".

Nos encontramos en pleno periodo de adaptación y, realmente, lo importante ahora es que su entrada y estancia sea lo más agradable posible. En cuanto a las normas de utilización de los espacios del aula, de los materiales y el aprendizaje de las rutinas, es algo que poco a poco se les irá presentando y haciendo cumplir con el paso de los días, pues sin duda es fundamental conocerlas y aplicarlas para que los espacios y materiales les aporten los beneficios y aprendizajes futuros.


PLANO DE MI CLASE EN 3D

Mi clase tiene 55 metros cuadrados

El plano en 3D de mi clase está realizado con el programa informático SketchUp Pro 2016, y tanto el espacio de la clase como todo el mobiliario que aparece está realizado a escala, de manera que el aula y los muebles se visualizan tal y como son.

Poder contar con un plano de tu aula en 3D resulta muy gracioso, porque es como ver tu lugar de trabajo en miniatura, pero también aporta una serie de ventajas:


1. Puedes mostrar el tamaño de tu aula y ser "realista" con lo que tienes o no: Muchas veces miro aulas por internet para aprender y renovar ideas y siempre me da la sensación de que a mí no me caben todas las zonas que aparecen en ellas (especialmente las aulas de la pedagogía Montessori). Ahora puedo comprobar que si las dimensiones de mi aula son menores, pues haya que hacer encajes de bolillo para acercarse a su distribución. En cualquier caso, pienso que mi clase es fantástica, porque tiene mucha luz, acceso directo a la zona de patio, una pila para el rincón del arte y es amplia en comparación con otras que he conocido. A eso se le debe sumar que este año tengo un grupo de 13 pequeñines, con lo que el lugar se hace más amplio.

2. Tener todo el mobiliario hecho a escala permite que puedas diseñar las modificaciones que quieras desde el programa y visualizar los cambios sin necesidad de tener que mover muchas veces los muebles: Esto es de gran ayuda porque qué maestr@ de infantil no ha estado en septiembre (o durante el curso) cambiando aquí y allí algún mueble, una estantería, una mesa, etc., hasta encontrar la manera que mejor le parece.

3. Si quieres añadir algún mueble, o diseñar alguna zona nueva, el plano en 3D te permite comprobar si tienes espacio o no: Aunque las aulas de nuestra escuela pública están dotadas de mobiliario y material, muchas veces se añaden objetos y/o muebles auxiliares para complementar algún rincón y si sabes lo que mide el hueco, pues resulta más fácil. En mi caso, en el rincón del Juego Simbólico, dispongo de una cocinita de madera hecha con materiales reciclados. Si el año que me la hicieron hubiera tenido el plano 3D, habría sido mucho más fácil.


RINCONES DE MI AULA

He intentado que cada rincón esté bien delimitado, para que se visualicen las diferentes zonas de aprendizaje. Me ha resultado complicado eliminar la zona de la mesa grande de la maestra, de  manera que esa parte está destinada fundamentalmente a almacenaje de mi marerial  y demás documentación.


A continuación voy a nombrar las zonas que he distribuido en mi clase, para que con el tiempo se pueda ir trabajando en los diferentes rincones. Aunque mi intención es seguir una linea pedagógica parecida a la del Aula Montessori, obviamente no puedo hacerlo igual, de modo que en realidad es una distribución personalizada, que a mí como maestra me ha dado buen resultado:

  • Rincón de escritor@s (Área de lectoescritura y lenguaje)

  • Rincón de genios (Área de lógica matemática y Área sensorial)

  • Rincón de artistas (Área de arte y plástica)

  • Rincón de científic@s  (Área de experimentación de la naturaleza, geografía)

  • Rincón de actores/actrices (Área de vida práctica/Juego simbólico)

  • Rincón de construcciones (zona destinada al Área sensorial, pero la he utilizado para juegos de construcciones, con materiales diversos)

  • Rincón de cuentacuentos (zona de la biblioteca, narración de cuentos y asamblea)

  • Rincón de informátic@s (Zona de ordenador e instrumentos musicales)

  • Zona del patio (zona de juego libre, psicomotricidad y huerto escolar)


Más adelante, y con más detenimiento, iré explicando la funcionalidad de cada rincón, así como algunas actividades que se hayan realizado, puesto que a principios de curso y con la edad de 3 años, cada zona está todavía poco elaborada y no se le está dando un uso acorde a las normas de funcionamiento establecidas.

Una vez expuestos los rincones, me gustaría añadir que en las rutinas del día en el aula, existirán momentos en los que se precise que todo el grupo esté haciendo a la vez una misma actividad, por lo tanto se distribuiría en las mesas destinadas a los rincones. Con esta manera de organización saldrían  3 grupos: equipo rojo (se sentaría en la mesa del rincón de lógica matemática), equipo amarillo (en la mesa del rincón de arte) y equipo azul (en la mesa del rincón de escritura). Aunque trabajar por rincones es la manera que más me gusta, he de reconocer que de momento, por los materiales de los que dispongo y porque también hay más docentes que entran en mi aula, es preciso poder tener la opción de que todo el grupo pueda estar sentado a la vez en un sitio.


En cualquier caso, y aunque la distribución general está pensada detenidamente, siempre puede estar sujeta a cambios, puesto que todo está supeditado a los intereses, necesidades y ritmos de juego del grupo de peques que se tiene. Como ya he comentado anteriormente, la funcionalidad de cada rincón puede ser muy variada. Tener la mente y la actitud abierta a innovar es lo maravilloso de este trabajo, pues la EDUCACIÓN debe sentirse VIVA, ya que está diseñada por personas y dirigida a personitas, más vivas y activas aún. 




domingo, 4 de septiembre de 2016

Aires de cambio y renovación: "Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo"

El comienzo del nuevo curso se acerca y considero que especialmente ahora es época de renovación,.  de búsqueda de ideas que han surgido después de realizar un balance y reflexión sobre tu trabajo como maestra, con el fin de ir mejorando y aportando cosas nuevas que pueda enriquecerme personal y profesionalmentre, lo cual incidirá en mi alumnado y, por tanto, en la Educación en general.

En materia de Educación queda mucho por hacer,  pero desde mi punto de vista estos cambios tan necesarios, no dependen tanto de decisiones sobre leyes educativas, que ciertamente nos afectan mucho, sino más bien a cambios de la mentalidad de las personas, incluyendo a familias y docentes, pues debe crearse  una base fundamentada en una actitud positiva con espíritu renovador, que te lleve a tener la mente abierta a nuevas propuestas y afrontar con ganas y fuerza el trabajo que supone ponerlas en práctica.


Con esta magnífica frase de uno de los grandes de la historia, quisiera empezar esta nueva temporada, ya que me parece que en su contenido lleva un mensaje muy claro, que da respuesta a todas aquellas personas que creen que no es posible realizar cambios, que creen que como "el sistema está así" no se puede hacer nada para modificarlo. Pues bien, nadie dijo que educar era tarea fácil, y si el camino está lleno de obstáculos, primero habrá cada uno que analizar si lleva consigo alguno, desprenderse de él y dotarse de la herramienta más valiosa, como es la vocación y el amor por lo que uno hace. A partir de aquí, se podrá caminar hacia delante. 

Me encuentro trabajando en la Etapa de Educación Infantil y afortunadamente en ella cada vez aparecen más integradas en las aulas las pedagogías centradas en la experimentación, vivenciación y libertad del niño, respetando su necesidad de movimiento, su propio ritmo de trabajo y buscando formar personas felices. En cambio, me temo que cuando llegas a la Educación Primaria, y mucho más en Secundaria, aún hay un gran muro con obstáculos, ya sean a nivel de legislación o de actitud profesional, que impide dar el gran cambio, dando lugar a desánimos y desconfianza a lo desconocido. Sin embargo, y aunque soy consciente de que ésa es la realidad, ya hay muchos centros  que han querido desafiar al "sistema" y hay colegios que han probado otras formas de trabajar, para intentar obtener resultados diferentes. Lo que está claro es que si no lo intentas no lo sabrás nunca.

Ánimo a tod@s l@s docentes en este comienzo de curso escolar, y a las familias implicadas en querer un mundo mejor para nuestros peques, pues el apoyo y respeto de esta parte de la comunidad escolar es fundamental para avanzar. Entre todos debemos aportar nuestro granito de arena que sumará para dar un pasito más hacia una educación mejor.