martes, 19 de abril de 2016

Cuentacuentos, ¿Me cuentas un cuento?

Con esta pregunta me gustaría iniciar mi entrada, ya que se enmarca dentro de la semana del libro y, además, hoy hemos tenido en clase una grata sorpresa al respecto, que me ha animado a hablaros sobre el tema.

La narración de cuentos infantiles y los efectos positivos que tiene en el niñ@ ha sido objeto de numerosos estudios a lo largo de los años, ya que en estas investigaciones  siempre se ha querido indagar sobre cuáles son los beneficios que supone contar cuentos y qué grado de influencia tienen en el desarrollo de un niñ@. Aunque ya sabemos todos lo bueno que es leerle cuentos a los peques en casa, a veces por diversas razones, como la falta de tiempo, de rutina, o el trabajo,  hace que no siempre se lleve a cabo. He leído hace poco un artículo muy interesante sobre "Los efectos de los cuentos en el cerebro del niño" (descargar) y merece la pena analizar sus palabras, porque te explica los efectos positivos en el desarrollo de las competencias lingüísticas a largo plazo.


En clase, tenemos como costumbre dedicar los viernes al final de la jornada a la narración o lectura de un cuento, así como cualquier actividad de carácter literario. Elegí este día porque me pareció una bonita forma de despedirme de mis peques para el fin de semana, y que se fuesen a casa con ese placer literario que, además, podrían compartir con la familia.

Pero hoy no es viernes, ni he sido yo quien se ha convertido en cuenta cuentos, sino una mamá de uno de mis niños, que ha venido a nuestra clase y ha contado el "Cuento de los siete cabritillos". Era una sorpresa, porque no se le había dicho nada a ningún niñ@, de manera que las caras de asombro y expectación cuando ha aparecido, especialmente y como es lógico la de su niño, han sido maravillosas. Nos ha regalado un momento mágico, porque lo ha contado de maravilla.


 Ha utilizado un material precioso y con unas ideas estupendas:
  • Los guantes (uno negro y otro blanco) han representado las patas del lobo, antes y después de echarse la harina.
  • La bolsita naranja representa el cuerpo del lobo, de la cual saldrían los cabritillos al rajarle la barriga y poder meterle así las piedras.


 Muchas gracias a la mamá por su colaboración y entusiasmo

Su manera de escenificarlo y de conseguir tener a los niñ@s atentos a lo que decía y cuando sacaba algo de su caja sorpresa... me ha trasladado a una imagen muy tierna, que me gustaría que todo niñ@ tuviese:

La de su madre o su padre contándole un cuento a su peque por las noches antes de acostarse.


Me parece un momento muy bonito y que no se debería descuidar, ya que no sólo ayuda al desarrollo del niñ@, sino que establece unos lazos de unión preciosos entre la familia, que de alguna manera quedan ahí en la memoria, dentro de los recuerdos de la infancia, que luego de adultos nos gusta visualizar con añoranza. Debemos hacer lo posible para que esta sociedad frenética, llena de estrés y de falta de tiempo, no nos impida disfrutar de la infancia de nuestros pequeños y mantener viva esta tradición literaria, que tanto enriquece el cerebro y el corazón.

Cualquier momento es bueno para contarles un cuento en casa, pero es cierto que esta actividad tan bonita debe rodearse de unas condiciones buenas, para que se pueda realizar  adecuadamente y que se disfrute al máximo. Existe mucho material sobre los consejos para contar cuentos, pero yo he encontrado un enlace que me ha resultado bastante fácil de leer y visualizar. Os dejo:











4 comentarios:

fran dijo...

Cada vez me gusta más tu blog.
Un abrazo.

Rosa dijo...

Hola Fran, muchas gracias. Me alegro de que te guste. Llevo muy poquito, pero por fin me decidí a crear algo que llevaba tiempo teniendo en mente, así que poco a poco iré construyendo este pequeño espacio, y espero que aparte de mí, le pueda servir a quien le apetezca leerlo. Gracias.

Marta dijo...

Doy las gracias a los niñ@s de infantil que tanto disfrutaron con el cuentacuentos, porque sé que también ellos esa tarde se convirtieron en cuentacuentos con sus familias, y que recrearon el relato con sus propios dibujos. Creo que esa es la esencia, transmitirles la ilusión de poder narrar sus propios cuentos.

Rosa dijo...

Hola, todas las actividades que realizan las familias colaborando con el cole y especialmente en su aula, son vividas y recordadas por los niños con mucha ilusión. Gracias